Trastornos de la comunicación

Trastornos del leguaje expresivo

La característica esencial de este trastorno es una deficiencia del lenguaje expresivo. Las características lingüísticas del trastorno varían en función de su gravedad y de la edad del niño o niña que la padece. Estas características incluyen un habla limitada cuantitativamente, una gama reducida de vocabulario, dificultad para la adquisición de nuevas palabras, errores de vocabulario o de evocación de palabras, frases excesivamente cortas, estructuras gramaticales simplificadas, limitación de las variedades de las estructuras gramaticales, omisión de partes críticas de la oración y enlentecimiento en el desarrollo del lenguaje.

Trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo

La característica esencial del trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo es una alteración tanto del desarrollo del lenguaje receptivo como del expresivo.
Un sujeto afectado por este trastorno experimenta las dificultades asociadas aun trastorno del lenguaje expresivo (p. ej., un vocabulario sensiblemente limitado, errores en los tiempos verbales, dificultad para recordar palabras o producir frases de longitud o complejidad propias de su edad evolutiva, dificultad general para expresar ideas) y también experimenta problemas en el desarrollo del lenguaje receptivo ( p.ej., dificultad para comprender palabras, frases o tipos específicos de palabras). En los casos leves, pueden observarse dificultades sólo para comprender tipos particulares de palabras. En los casos más graves cabe observar alteraciones múltiples, que incluye incapacidad para comprender el vocabulario básico o frases simples, así como déficit en distintas áreas del procesamiento auditivo (p. ej., discriminación de sonidos, asociación de sonidos y símbolos, almacenamiento, rememoración y secuenciación).

Trastorno fonológico

La característica esencial del trastorno fonológico es una incapacidad para utilizar los sonidos del habla evolutivamente apropiados para la edad y el idioma del sujeto. Puede implicar errores de la producción, utilización, representación u organización de los sonidos, por ejemplo, sustituciones de un sonido por otro; omisiones o sustituciones.
El trastorno fonológico incluye errores de la producción fonológica que comportan la incapacidad para producir correctamente sonidos del habla, así como una serie de problemas fonológicos de índole cognoscitiva que implican un déficit para la categorización lingüística de los sonidos del habla.