Trastornos de ansiedad y estrés en la infancia y en la adolescencia

Miedos y Fobias

El miedo se considera una respuesta de activación fisiológica normal provocada por hechos nocivos o amenazantes, que capacitan al organismo para reaccionar ante una situación de peligro. En este sentido los miedos constituyen respuestas adaptativas que permiten que los niños adquieran las habilidades para enfrentarse a situaciones peligrosas o nocivas. Las fobias sociales (o trastorno de ansiedad social), se refiere al miedo exagerado y persistente a actuar de un modo humillante o que suponga la evaluación por parte de los demás, o ante personas que no sean del ámbito familiar; (p. ej., hablar en público, leer en voz alta, hablar con figuras de autoridad, acudir a eventos públicos, etc.)

Trastorno de ansiedad por separación

Al alejarse del hogar o de las personas con quienes están más vinculados, los niños y niñas pueden manifestar de modo recurrente retraimiento social, apatía, tristeza, o dificultades para concentrarse en el trabajo escolar o en el juego. La resistencia y el rechazo a ir a la escuela es frecuente en este trastorno; para evitar ir a la escuela, los niños manifiestan quejas somáticas acerca de síntomas físicos impreciso, tales como dolor de cabeza o de estomago, etc., además de rabietas, tristeza, llanto y otras conductas para llamar la atención de sus padres y conseguir evitar la separación temida. Es importante delimitar las diferencias entre ansiedad de separación, rechazo escolar y fobia escolar.

Estrés y trastornos adaptativos

Los niños se enfrentan al estrés y a los conflictos en diferentes medios: externos (familias, escuela, trabajo, entorno social, etc.,), e interno, (sentimientos, y emociones tales como enfado, ansiedad, tristeza y soledad). Los niños y los adolescentes son muy vulnerables a los acontecimientos externos y vicisitudes de la vida. Viven constantemente cambios; con lo que se les demandan que continuamente realicen un esfuerzo por adaptarse a las nuevas situaciones. Además son muy sensibles a los problemas familiares sea cual sea su índole: económicos, laborales, de relación de pareja, etc.