Personas con déficit intelectual

La deficiencia mental se caracteriza por un funcionamiento de la inteligencia por debajo de lo normal y tiene su origen en el período evolutivo. Este deficiente funcionamiento intelectual va a veces asociado a trastornos de madurez, a dificultades de aprendizaje y de adaptación social.

Los criterios para su definición

  • Criterio Psicométrico.
  • Criterio Social.
  • Criterio Médico.
  • Criterio Conductuales.
  • Criterio Pedagógico.

En la intervención con estos niños se insistirá en:

1.- A nivel cognitivo

  • Aprendizajes perceptivos a través del mayor número de canales sensoriales.
  • Atención: crear hábitos de fijación y selección de aspectos importantes.
  • Memoria: ejercicios de recuerdo con tareas simples y de mayor complejidad, recuerdos de sucesos de una historia narrada, etc.
  • Saber organizar y clasificar la información con objetos simples y después con conceptos.
  • Ilustra la información añadiendo otra información (analogías, metáforas); recuperar información mediante técnicas de recuerdo, transferirlas a nuevas situaciones, etc.

2.- A nivel de lenguaje y otros

  • Insistir en los aspectos sintácticos, morfológicos fonéticos del lenguaje.
  • En aspectos semánticos o de significado. Vocabulario, denominaciones.
  • En la psicomotricidad, respecto a la formación del esquema corporal, de su expresión. Motricidad fina para la escritura, dibujo, etc.
  • Aprendizajes básicos de lectura, escritura y cálculo.
  • En los hábitos de autonomía, en las relaciones sociales: habilidades de trato, actitudes de amistad, autocontrol, etc.